twitterfacebookyoutubelinkedingoogleplus
921 43 15 11
icono-telefono
logotipo-colegio-gestores
siempre comunicando
Viernes, 14 Julio 2017 07:16

La repercusión fiscal de vender por Wallapop o alquilar a través de Airbnb

Escrito por
Valora este artículo
(1 Voto)

Las nuevas tecnologías han cambiado sustancialmente la manera de relacionarnos pero también de consumir o vender.

Fotolia 102198422 XSLa proliferación de nuevas plataformas para comprar o vender objetos de segunda mano (Wallapop, ebay, vibbo etc...) o incluso para ahorrar dinero en  vacaciones utilizando plataformas como Airbnb, ha producido un cambio también en la forma en que la Administración Pública ha pasado a controlar estas operaciones.

Debemos tener en cuenta que cada transacción comercial realizada por Internet, como cualquier otra operación comercial, tiene trascendencia tributaria.  Los impuestos que se aplican sobre las ventas online son los mismos que se aplican al comercio tradicional y al resto de actividades económicas.

La mayoría de los usuarios de las nuevas apps no son conscientes de la tributación inherente a dichas operaciones que normalmente no incluyen en su declaración de la Renta.

Hemos decidido dedicar una entrada a la fiscalidad de estas operaciones teniendo en cuenta que Hacienda ha intensificado sus actuaciones de control en el marco del Plan de Control Tributario y Aduanero 2017.

¿Qué son WALLAPOP, ebay o apps similares?

Wallapop es una aplicación para el móvil que permite comprar y vender artículos de segunda mano con la ventaja de la geolocalización, es decir, nos permite buscar y ofrecer productos por cercanía.  Ebay es un sitio destinado a la subasta de productos a través de Internet.

¿Cuál es el tratamiento fiscal de  las ventas por Internet?

Podemos vender o comprar artículos por internet, pero cuando se compra o vende  tanto por internet como por cualquier medio tradicional, si se obtiene por ello una ganancia patrimonial, se debe declarar en el Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas.

La principal diferencia entre las operaciones por internet de las que se hacían anteriormente por medios tradicionales es la trazabilidad que dejan si se realizan a través de portales ya que la Administración cada vez tiene más información  de las mismas.

En el caso de que se produzca ganancia patrimonial, es decir, se vende más caro de lo que costó (ciertos productos de coleccionismo o los que su precio de mercado se ha incrementado desde su adquisición) hay ganancia y deben declararse y tributar como  ganancias patrimoniales en la declaración de la Renta. Dichos rendimientos se incluyen en la base imponible del ahorro, y el tipo aplicable es de un 19% de 0 a 5.999 euros.

La buena noticia para el que actúa como vendedor es que en la mayoría de las ventas de objetos de segunda mano el artículo suele venderse a un valor inferior al precio de adquisición.
En cuanto a cómo debe tributar el comprador, es una inversión que no implica generación de renta y deeberán tributar como transmisión patrimonial onerosa en el ITP al tipo aplicable por la comunidad autónoma donde el adquirente tenga su domicilio fiscal (oscila entre el 4% y el 8%).

La siguiente cuestión será si la actividad que realizo a través de dichos portales no es esporádica y no se limita a vender algún producto de segunda mano que sobra sino que debe considerarse una actividad económica, y por tanto, existe la obligación  de darse de alta como empresario o profesional.

¿Las operaciones que realizo se pueden considerar actividad económica?

Básicamente a efectos de IRPF o de IVA se considera que se realiza una actividad económica cuando suponga:

1) ordenación por cuenta propia de medios de producción material o humano, es decir unido a la asunción del riesgo por el contribuyente.
2) intervención en la producción o distribución de bienes o servicios

Por tanto, en caso de desarrollar una actividad económica es aconsejable darse de alta en el censo fiscal, a través del modelo 037 o 036 e informarse debidamente de las obligaciones fiscales correspondientes.  Lo mejor será contar con el apoyo de  un profesional para estar debidamente asesorado.

 ¿Y si alquilo mi casa a través de AIRBNB?

Otro ejemplo de la economía colaborativa que cada vez suma más adeptos y que han permitido Internet y las nuevas tecnologías es alquilar a través de plataformas como Airbnb su vivienda habitual en régimen de arrendamiento mientras pasan la época estival en otro destino para obtener unos ingresos extras. Sin embargo, la mayoría de los propietarios de inmuebles arrendados a través de estas plataformas no declara efectivamente estos ingresos a Hacienda.

En este sentido, lo primero que debemos tener claro es que es el arrendador el que tiene obligación de tributar y es obligatorio  declarar los ingresos procedentes por estos alquileres de verano en el IRPF.  

¿Tienen los arrendadores la obligación de repercutir IVA?

Debemos aclarar antes de empezar que la nueva Ley de Alquileres Vacacionales pendiente de regulación concreta por cada comunidad autónoma puede cambiar mucho el panorama y limitar considerablemente  muchas de las prácticas actuales.

De momento, la diferencia fundamental para determinar las obligaciones respecto al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), es conocer si presta servicios de restauración, limpieza, lavado de ropa, etc. . En ese caso estará obligado a repercutir IVA y darse de alta como arrendador y presentar los modelos fiscales correspondientes. Pero si no ofrece este tipo de servicios, no será necesario repercutir el IVA.

Si la vivienda se acoge bajo la Ley de Arrendamientos Urbanos, los requisitos fiscales para estos arrendamientos se reducen ya que no estará obligado a repercutir el IVA a los inquilinos.

Las rentas que reciben los propietarios por el alquiler de la vivienda, tributan en el Impuesto sobre las Rentas de Personas Físicas (IRPF) como rendimientos de capital inmobiliario. Se podrán aplicar unas deducciones en los gastos derivados del arrendamiento proporcionalmente al tiempo de alquiler.

En el caso de que los rendimientos derivados del alquiler se califiquen como rendimientos de actividad económica, se declaran también en el Impuesto sobre las Rentas de las Personas Físicas.

Si la vivienda se registra como alojamientos turístico, implica:

  • Emitir factura
  • Aplicar el IVA del 10%
  • Declarar el IVA trimestralmente
  • Si ejerce la actividad económica como autónomo se tiene que realizar el pago trimestral del IRPF

 

* Si se alquila una vivienda en Cataluña, habrá que tener en cuenta la existencia del Impuesto sobre las estancias en establecimiento turístico.

 

Si tienes cualquier duda sobre este artículo o necesitas el apoyo de un profesional, no dudes en contactar con nosotros en http://www.gestoriaorejana.es/es/contacto.

Si te ha interesado nuestro artículo, por favor, ¡compártelo en tu red social! Puedes suscribirte a nuestro blog a través del siguiente enlace http://www.gestoriaorejana.es/es/ (apartado de newsletter).

Visto 5571 veces Modificado por última vez en Viernes, 14 Julio 2017 08:11

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.